La ideología de género

¿Qué es ideología de género, Pablo Casado? Dices mientras clavas tu pupila azul, – como el mar, azul como una bandera del Partido Popular, en mi pupila azul.

Creo que simplemente a Casado no le gusta lo que decía Beauvoir a mediados el siglo pasado ,”no se nace mujer, si no que se llega a serlo”.

Pensábamos que el 8 de marzo iba a ser un día clave en nuestra lucha, un punto de inflexión para un patriarcado que a ojos de la sociedad empieza a estar caduco; pero sin embargo, el patriarcado es como la energía , ni se crea ni se destruye , por el contrario se rearma y encuentra en individuos como Pablo Casado su aliados.

Para ponernos en contexto, la susodicha ideología de género se origina en el Vaticano , cuando allá  por el 2003 publica un diccionario donde equipara la ideología de género con la ideología feminista , pero ¿qué pretendía con esto la iglesia católica? Pues, mira: saturar de connotaciones negativas el término genero.

En España el debate en torno a la ideología de género no es nuevo: la Conferencia Episcopal y varios obispos han cargado contra ella en varias ocasiones. De hecho, podemos decir que en nuestro país se vive una cruzada ultracatólica contra los derechos sexuales y reproductivos desde hace más de 15 años hasta llegar a nuestros días con más odio y más fuerza: nos acordamos todos los días del autobús de Hazte Oir. 

Porque lo personal es político, como decía Kate Millet ; y mientras su compañera en la pugna por el Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría denuncia haber sufrido el machismo durante su carrera política, el señor Casado se dedica a propagar la más que caduca ideología de género para utilizarla como arma arrojadiza para intentar captar el voto más rancio y conservador del partido. 

El señor Casado busca combatir el feminismo. Se presenta como el salvador de, para lo que ellos es un  “plaga” , incompatible con su ideología política. Porque, aunque pensamos que nuestra sociedad avanza, que el feminismo se está haciendo un hueco en las agendas políticas de todos los partidos, sean del color que sean, lo cierto es que la derecha y el feminismo, así como todos lo movimientos progresistas y solidarios siempre serán enemigos. 

La diferencia es que en este caso Casado no se escuda bajo una sonrisa o subido en una carroza en el Orgullo. Él lo demuestra día a día. 

 

Alba Sanmartín es compañera de la Red Equo Joven.

Comentarios cerrados.