La RED EQUO JOVEN en la Semana Verde Europea

El pasado 21 de mayo arrancaba la Semana Verde Europea en la ciudad de Utrecht. Durante la semana se desarrollaron distintos eventos que se centraron en sacar pecho de las políticas medioambientales europeas ejecutadas en los municipios sobre calidad del aire, contaminación por ruido, protección de la biodiversidad, gestión de agua y de residuos…

El cierre de la semana se ha dado en nuestra capital. El panel de inicio de la jornada de cierre era potente: la alcaldesa Manuela Carmena, la ministra de medio ambiente, agricultura y pesca Isabel García Tejerina y el Comisario Europeo de medio ambiente Karmenu Vella. La Red Equo Joven, cómo no podía ser de otra manera, ha estado allí.

La ministra García Tejerina no sorprendió al reivindicar sin sonrojarse los logros de las grandes ciudades de España en materia de calidad del aire. Conviene recordar que el pasado abril la Unión Europea nos mandó un ultimátum por nuestros altos niveles de polución atmosférica, salvado solo por los ambiciosos planes de calidad del aire de los ayuntamientos del cambio como Madrid o Barcelona, duramente criticados por el Gobierno precisamente por su ambición. Ahora son esos planes los que nos salvan de una multa y permiten que a esta ministra no le tire de las orejas Europa. Pues eso, esta derecha cañí nuestra parece más verde que nosotros delante del Comisario, pero luego, que si “cochófobos”. ¿Qué le vamos a hacer? No se creen la importancia del medio ambiente y la salud de las personas.

Lo del Comisario Karmenu tiene más miga. Aunque el presidente Juncker sea del partido popular europeo, este comisario es del Partido Laborista de Malta, un partido socialdemócrata y hasta hace bien poco un poco euroescéptico. Curiosa evolución dado el puesto que ahora ocupa.

El maltés afirmó en varias de sus intervenciones la importancia de la participación ciudadana en el desarrollo de las ciudades, que ahora deben “transitar” hacia la sostenibilidad. Es decir, no se salió del discurso buenista que nos venden en este tipo de eventos. Por cierto: qué pesadez con el verbo “transitar”, vaya sobe le estamos dando a la palabra,  ¡que nosotras lo que queremos es estar ya ahí! Bueno, que nos desviamos. Fue con este tema de la participación ciudadana que nuestras mentes siempre disconformes se encendieron, nuestros culos se revolvieron en la silla y nuestro espíritu periodístico apareció: teníamos que preguntar al Comisario. Ponerle frente a sus contradicciones cual Ana Pastor. Pero no pudimos, epic fail. La ronda de preguntas en el evento se hizo dando la voz primero a organizaciones invitadas y no hubo tiempo a dar el turno al resto de público.  Así que hemos venido a contaros a vosotras aquí, en nuestra web, cuáles eran las preguntas que le hubiéramos hecho al Comisario, ya que no todos los días puede una preguntar.

  1. ¿Cómo afronta el Comisario hablar de la importancia de la participación pública por un lado, y por el otro negociar a puerta cerrada tratados internacionales de comercio (CETA o TTIP) sin ni siquiera facilitar información al Parlamento Europeo, ni mucho menos a la ciudadanía?
  2. En las COP, cumbres del cambio climático, las organizaciones civiles no pueden asistir a las sesiones con que tan solo uno de los países asistentes así lo solicite, dejando a la ciudadanía sin voz ni oídos para saber quién dice qué en estas importantes negociaciones. ¿Está esto alineado al principio de participación ciudadana que defiende? Y, aún más lejos, hasta hace poco lo que sí apoyaba Europa era que las empresas más contaminantes sean bienvenidas en esas negociaciones. Las organizaciones civiles demandan una política fuerte sobre conflictos de interés en estas negociaciones, ¿cuál es la posición de la Comisión a este respecto? ¿O es que se oponen a que la ciudadanía asista y en cambio favorecen que los causantes del cambio climático sí lo hagan?

Qué a gusto nos hemos quedado.

Comentarios cerrados.